martes, 3 de febrero de 2009

London dream 1

En vista de que el año pasado fue una sucesión de catastroficas desdichas. (y eso que no las he explicado todas) decidí, de acuerdo con mi marido, permitirme unos días de asueto y relax, como destinos barajamos paraísos naturales, balnearios terapeuticos y el campo, para quedarnos finalmente con la opción más urbana: Londres, 9 días, sola, con objetivos: descansar y meterle un achuchón a mi libro, mi secreto más secreto, la obra maestra del siglo XX, digo XXI (empezé hace unos añitos) también llamada a escondidas la Sagrada Familia de la literatura (¿por que será?). Con ánimos renovados emprendí la tarea de prepararme el viaje: hotel, un pequeño apartamento vacacional en Paddington, porque seamos claros la gastronomía no entra dentro de mis planes de este viaje, el vuelo, el transporte del aeropuerto a Londres, una entrada al London Eye como reto personal porque tengo vértigo, una entrada a la opera (la ENO, para la Royal no me llegaba el presupuesto), un viaje de ida y vuelta en un día a Edimburgo y ¡por fin! todo estaba listo. La semana anterior al viaje comencé a sentir un dolorcillo que empezaba en el costado derecho y se extendia hacia mi espalda, cuando días después el dolorcillo me hacia morder las paredes de casa, decidí ir a urgencias, pero esa historia merece otro post. El resultado final fue que sufría un cólico nefrítico, después de pasar unos días bebiendo tanta agua que este año volverá a haber sequía (lo siento, tenía que hacerlo) ayer el dolor empezó a remitir un poco y hoy he podido llegar al aeropuerto en postura erecta y no andando a cuatro patas como acostumbraba a hacer estos días. Y aquí estoy en el aeropuerto sentada frente a la pantalla de salidas mirando atónita que mi vuelo está retrasado por dos horas (ojalá sólo sea eso) por que Londres esta sitiada por la peor tempestad de nieve de los últimos 20 años!!!
Cielos Leoncio que horror!!!

1 comentario:

Los de aquí dijo...

Arriba esos ánimos Tristón que tu estás allí y nosotros aquí.